Según la medicina tradicional china los canales o meridianos de acupuntura son una red a través de la cual circulan el qì (la energía) y la sangre. Esta red posee tres funciones principales:

  • Comunica los cuatro miembros con los órganos internos. Dicho de otro modo, comunican el exterior con el interior, coordinando las diferentes funciones fisiológicas. Esto explica por qué cualquier alteración en el funcionamiento de los órganos internos puede reflejarse u observarse en las zonas exteriores (piel, cabellos, uñas, ojos, etc.) Así mismo, la red de canales permite que los factores externos que provocan las diversas enfermedades puedan penetrar en profundidad y dañar a los órganos interno.
  • Transportar el qì y la sangre hasta el último rincón corporal. Esto permite una correcta actividad de todos los tejidos del cuerpo
  • Previene/lucha contra la invasión/penetración de los agentes patógenos externos.

El investigador francés Pierre de Vernejoul demostró la existencia de meridianos en el cuerpo humano inyectando isótopos radiactivos en los acupuntos de los seres humanos, siguiendo sus movimientos con una cámara especial de imágenes gamma. Los isótopos viajaban treinta centímetros a lo largo de los meridianos de acupuntura en lapsos de cuatro a seis minutos. Vernejoul desafió su trabajo inyectando isótopos en el torrente sanguíneo en diversas áreas del cuerpo, en forma aleatoria y no en los acupuntos. Los isótopos no viajaban de la misma forma, indicando con ello que los meridianos en efecto, conforman un sistema de vías separadas dentro del cuerpo.

En el siguiente enlace se pueden encontrar artículos que acreditan la existencia de los canales de energía:

http://www.eftmx.com/newsletter/meridianexistence-sp.html