Con la llegada del invierno, además de resfriados y gripes, se acusan los dolores musculares y articulares.

Ello debido principalmente a dos factores: el contraste de temperatura entre ambientes cerrados y externos y las posturas que adoptamos cuando sentimos el frío.

Ante el frío nos encogemos (elevamos los hombros, encorvamos el cuerpo, agachamos la cabeza) contrayendo de manera involuntaria todos los músculos del cuerpo, siendo una de las principales causas de las contracturas musculares.

Estos son algunos consejos que pueden ayudarnos a prevenir las contracturas:

  • Controlar las posturas. En la medida de lo posible, evitar encorvarnos al notar la sensación de frío.

  • Abrigarnos bien (huelga decirlo), sobretodo el cuello.

  • Mantenernos bien hidratados. Mantener la hidratación corporal permite que el cuerpo regule mejor su temperatura.

  • Tratar las contracturas persistentes. Con el frío se agravarán. Las contracturas reiteradas y no tratadas pueden provocar un desequilibrio importante en la musculatura que se trasladan a la columna.

  • Aplicar calor seco a las zonas con dolencia.

  • Realizar ejercicios de estiramiento; ante cualquier tipo de esfuerzo aflojar los músculos y articulaciones.

  • Calentar antes de cualquier entrenamiento, teniendo especial cuidado al practicar deportes de impacto, dado el sobreesfuerzo al que se someten los músculos.

  • Evitar el uso de braseros.
  • Debemos prestar especial atención a los niños menores de 5 años y a personas mayores.

Si te gustó, compártelo!

Prevenir dolores musculares en el invierno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *