A los festivos, el descanso, el turrón, las quedadas sin prisa con los amigos, la familia… ¡nos acostumbramos rápido! Pero la vuelta a la realidad, y en plena cuesta de enero, nos cuesta.

En ocasiones, el regreso a la rutina arrastra el síndrome postvacacional, además de generarnos problemas de índole corporal debido a sus movimientos, el estrés o a mantener la misma posición física durante las jornadas de trabajo.

Sin embargo, siempre positivos, te damos dos buenas noticias: que el síndrome postvacacional pasa y todos acabamos por acostumbrarnos de nuevo (hasta que llegue septiembre), y que podemos ayudarte.

Te ofrecemos estos siete consejos para que la vuelta a la realidad sea más llevadera:

  1. Mens sana in corpore sano. Garantizado: una buena alimentación y practicar ejercicio te ayudará a sentirte mejor. Además de ayudarte a recuperarte tras los excesos, lograrás mejorar tu estado de ánimo.

Somos firmes defensores del deporte y si es al aire libre, más. Está más que comprobado que el nivel de endorfinas, las hormonas de la felicidad, que se generan durante el ejercicio, es mayor al practicar deporte al aire libre que en espacios cerrados.

 

  1. Ahora bien, cuidado con la vuelta al deporte. Después de un tiempo de inactividad, resulta mucho más costoso adaptarse de nuevo a los hábitos deportivos. A la hora de reanudar la actividad física, debes hacerlo de forma progresiva. Durante la primera semana la frecuencia para practicar deporte debe ser un día de entrenamiento y uno o dos de descanso para recuperarse adecuadamente.
  1. Pilates. El éxito de este método, bien pautado, se traduce en sus múltiples beneficios, como son la tonificación muscular integral, mejora de problemas de columna, reducción del estrés, mejora del equilibrio y los hábitos posturales… todos estos beneficios lo convierten en un ejercicio muy completo que sirve tanto como ejercicio, como terapia.
  1. Realiza estiramientos en el día a día para oxigenar el cuerpo y despejar la mente. Si eres constante notarás los beneficios rápidamente.
  1. La misma posición física durante horas puede producir molestias. El origen de muchos dolores físicos se encuentra en los movimientos repetitivos y en una mala postura, por lo que conviene, en la medida de lo posible, variar de posición durante la jornada laboral.
  1. Si tu trabajo es de oficina, cuida tu postura en la mesa de trabajo:
  • El tronco debe quedar en posición vertical, los muslos en ángulo de 90º con el tronco y las piernas en 90º con los muslos, preferiblemente sin cruzarlas.
  • La espalda debe permanecer apoyada en el respaldo de la silla.
  • Tanto el teclado como el ratón del ordenador deben estar situados a la altura de los codos y el monitor a la altura de la cabeza.
  • Si utilizas un portátil, recomendamos el uso de un elevador y teclado y ratón independientes.
  1. Acude a tu fisioterapeuta de confianza, no sólo si tienes contracturas, sino también tratamiento preventivo y terapia anti estrés.

Esperamos que estos consejos te resulten de utilidad y consigan hacer más amena y llevadera la vuelta a la rutina.

Si te gustó, compártelo!

Podemos hacer más llevadera la vuelta a la rutina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *