Articulo pilates

El Pilates es un sistema de entrenamiento físico y mental ideado con base en unos conocimientos de gimnasia, traumatología y yoga que unifican el dinamismo y la fuerza muscular con el control mental, la respiración y la relajación.

El éxito de este método se traduce en sus múltiples beneficios, como son la mejora de la flexibilidad y la elasticidad, una tonificación muscular integral, mejora de problemas de columna, reducción del estrés, mejora del equilibrio y los hábitos posturales gracias a una mayor conciencia corporal… todos estos beneficios lo convierten en un ejercicio muy completo que sirve tanto como ejercicio, como terapia.

Veamos cuáles son los principales beneficios del Pilates y porqué:

  1. Prevención de dolencias y lesiones. Desde sus orígenes, este método consideró la importancia de trabajar los músculos que normalmente no se trabajan, fortaleciendo, lo que el creador del método, Joseph Pilates denominaba “centro de poder” que es la franja que rodea la zona lumbar y abdominal, ayudando a prevenir los temidos dolores de espalda.
  1. Rehabilitación de lesiones. Es muy recomendable para personas que se encuentran en proceso de rehabilitación o que han sufrido una lesión. En países como Estados unidos y Reino unido está completamente integrado en los programas de rehabilitación, en combinación con otras técnicas. Impartido por un fisioterapeuta que conozca de tu patología, trabajamos tu concreta lesión o dolencia, logrando rehabilitarla.
  1. Mejora nuestra higiene postural. Durante la práctica de Pilates, antes de comenzar cada ejercicio, adoptaremos una postura correcta (estabilizar la cintura escapular y la zona pélvica entre otros), algo que con el tiempo transferiremos a nuestra vida diaria y nos ayudará, por ejemplo, a utilizar la fuerza del abdomen en lugar de la espalda, lo que nos ahorrará numerosas dolencias a las que el día a día nos tiene acostumbrados.
  1. Fortalecemos los músculos del movimiento. En nuestro día a día estamos continuamente trabajando los músculos encargados de mantener la postura, al estar sentados o de pie en nuestras tareas diarias, por lo que este grupo de músculos, llamados fásicos, se fortalecen. Sin embargo, existe otro tipo de músculos, los encargados del movimiento, que no se desarrollan.

Esta diferencia de fuerza entre los músculos fásicos y los del movimiento provocan, entre otros, que la columna pierda su forma natural, ya que al tirar los primeros más que los segundos, se altera la constitución normal de las curvas de la columna vertebral.

Con el Pilates también entrenamos este segundo grupo muscular, consiguiendo un equilibrio entre ambos, ayudando enormemente a corregir los problemas de espalda más comunes, y mejorar sintomatología de patologías más complejas.

Por ejemplo, en el método Pilates trabajamos los abdominales simples en la misma proporción que los oblicuos, el piramidal o el transverso del abdomen, dando como resultando un fortalecimiento total del abdomen en su conjunto y una mejor sensación estética.

  1. No sólo es terapéutico, también logramos estilizar y tonificar el cuerpo. Consigue un buen tono muscular fortaleciendo y tonificando el cuerpo sin aumentar el volumen muscular y con ello consiguiendo estilizar la figura, logrando incluso el “vientre plano».
  1. Aprendemos a respirar. Las sesiones de Pilates están marcadas por la respiración en el ritmo de los ejercicios. Una respiración controlada nos hará más eficientes en el trabajo cardiovascular y nos beneficiará en la práctica de otros deportes o en nuestras tareas diarias.
  1. Aumenta nuestra concentración. Además, aprendemos a respirar y a mantener la concentración, reduciendo el estrés. Al ser un ejercicio en que trabajamos tanto la mente como el cuerpo, el paciente llega a tener un conocimiento muy alto de su cuerpo y de sus sensaciones.
  1. Reducimos el estrés, ayudando a conciliar el sueño, y que este sea más provechoso y placentero. Mediante la respiración y la concentración se logra un estado de relajación global permitiendo con ello eliminar el estrés y las tensiones musculares y rigideces.
  1. Al reducir las tensiones musculares, también aumenta nuestra flexibilidad y agilidad. La práctica del Pilates, aumenta la flexibilidad, la agilidad, el sentido de equilibrio y mejora la coordinación de movimientos.
  1. Aporta confianza y seguridad. Mediante la integración cuerpo-mente consigue aumentar la autoestima y el conocimiento del propio cuerpo obteniendo con ello un bienestar no sólo físico sino integral. Joseph Pilates decía “En 10 sesiones sentirás la diferencia, en 20 sesiones verás la diferencia y en 30 sesiones tendrás un cuerpo nuevo”. Este cambio nos hace sentirnos más seguros y satisfechos con nosotros mismos.
  1. No importa tu edad ni tu condición física. El Método Pilates está indicado para todo el mundo, tanto para aquellos que se introducen por primera vez en la actividad física, como para los que buscan el perfeccionamiento del movimiento (como los deportistas de alto nivel o artistas escénicos) ya sean jóvenes, mayores, personas que realizan algún otro deporte o las que llevan una vida más sedentaria.
  1. Si estás embarazada, mejor. El método Pilates también es un programa de ejercicios ideal para realizar durante el embarazo, ya que ofrece una manera de moverse completamente funcional con control abdominal sin aumento de presión intraabdominal, y control de suelo pélvico, lo que ayudará tanto a la madre como al bebé.

Todos estos beneficios convierten el Pilates en un entrenamiento muy completo que ha adquirido una gran popularidad en los últimos tiempos, pues sirve tanto como ejercicio como terapia que mejora nuestras condiciones físicas y anímicas. Desde Bañó Fisioterapia te invitamos a probar nuestras sesiones individuales o de grupos, para empezar a tomar conciencia de tu propio cuerpo, cuidarlo, y mantenerlo en óptimas condiciones.

Si te gustó, compártelo!

Una docena de razones para practicar Pilates

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *